Un polvazo con Torbe, a este cerdo le encanta ver como su conejita, le come ricamente su polla, para luego cabalgarlo con pasión, haciendo que se ponga de lo mas cerdo y se corra salvajemente en ella, viéndola disfrutar de un intenso orgasmo. 

Esta pareja de gordos no tiene tapujos a la hora de tener sexo, la mujer que entrada en kilos parece chuparle la polla a su marido como si no hubiera nada mas en el mundo, y aun estando obesos pueden follar la mar de tranquilamente, incluida la corrida en el coño de la tia.